La Fundación Fernández-Vega colabora en Perú

La Fundación Fernández-Vega colabora en Perú

10/07/2013
La Fundación se ha desplazado a Ayacucho del 28 de junio al 9 de julio para prestar ayuda oftalmológica de la mano de la Madre Covadonga.

Un equipo de la Fundación Fernández-Vega, formado por el Dr. Tomás Parra y la Óptico-Optometrista Henar Morchón, se ha desplazado a la ciudad de Ayacucho -también conocida como Huamanga- del 28 de junio al 9 de julio para colaborar con la asociación “Ayudando a Caminar con Covadonga  en Perú”  (ACOVAPERU).  Esta comunidad está dirigida por la Hermana Estrella Valcárcel Muñiz, natural de Asturias y más conocida como la Madre Covadonga, una misionera Dominica que lleva en Ayacucho más de 62 años trabajando con colectivos en riesgo de exclusión, así como ayudando a personas discapacitadas o con problemas de visión.

La campaña, que tuvo una inmejorable acogida en la zona, que hizo que se saturaran los listados de consulta, que devolvió la visión a varias personas ciegas y que gozó de un amplio seguimiento en los medios de comunicación, fue dirigida por la secretaria de la Fundación Fernández-Vega, Dña. Victoria Cueto-Felgueroso Botas.

La labor consistió en realizar tanto consultas oftalmológicas como cirugías oculares a personas muy desfavorecidas de la sociedad ayacuchana. En total, se atendió a unos 500 pacientes, procedentes de Ayacucho y sus alrededores, en el Hospital Regional de Ayacucho-Huamanga. Durante las consultas oftalmológicas se proporcionaron las gafas, colirios, medicamentos, información y consejos necesarios, según el problema visual, para curar o prevenir enfermedades oculares.

La expedición llevó desde Asturias hasta Perú todo tipo de material oftalmológico necesario para realizar los exámenes visuales, así como más de 600 pares de gafas (graduadas y de sol), así como lentes intraoculares para la realización de cirugías de cataratas -que realizó el equipo de la Fundación- y gran cantidad de medicamentos indicados para las patologías oculares, como aportes vitamínicos y multitud de colirios.

La cooperación en Ayacucho ha sido muy exitosa, tanto por el número de pacientes atendidos y el asesoramiento proporcionado a pacientes que desconocían completamente su enfermedad visual como por la detección de numerosas ametropías y enfermedades visuales en la población explorada. Concretamente, la patología ocular más atendida fue el pterigyum, con una incidencia aproximada del 75 por ciento en personas mayores de veinte años. También se detectaron un gran número de conjuntivitis alérgicas, ametropías, ambliopías, cataratas y DMAE atróficas.

Todos los pacientes revisados han empezado a ser conscientes del daño potencial que la luz solar puede ocasionar en sus ojos si no llevan una protección adecuada.

Desde la Fundación queremos agradecer a estas hermanas dominicas su gran aportación, colaboración y entusiasmo para que este proyecto se convirtiera en realidad.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.